Economía Lo más leído

Reservas Internacionales de El Salvador caen -36.6 %

Han perdido $1,416 millones comparado a marzo del año pasado, debido a la compra de deuda de corto plazo del Gobierno. Analistas advierten riesgos al sistema bancario y en pago de importaciones.

Enlace copiado
Reservas Internacionales de El Salvador caen -36.6 %

Reservas Internacionales de El Salvador caen -36.6 %

Enlace copiado

En el plazo de un año, las Reservas Internacionales Netas (RIN) de El Salvador han perdido el -36.6 % de su saldo. Según datos del Banco Central de Reserva (BCR), en marzo de 2020, las RIN ascendían a $3,867 millones y a marzo de este año eran de $2,447 millones, lo que equivale a una reducción de $1,416 millones.

La RIN son una especie de "cuenta de ahorro del país" con respecto a las operaciones económicas con el mundo en la que se registran las entradas (exportaciones, remesas, inversión extranjera directa, préstamos) y salidas (pagos por importaciones, por servicio de deuda a inversionistas, entre otros) de divisas. La diferencias entre entradas y salidas son las variaciones

En el caso de El Salvador, al tener una economía dolarizada, una ampliación del papel de las reservas es garantizar la misma dolarización, es decir, al no emitirse papel moneda se utilizan los dólares que vienen por pago de exportaciones, remesas familiares, turismo extranjero, préstamos internacionales, rentas y honorarios que vienen de otros países.

Al estar dolarizados, el Banco Central no tiene RIN propias, sino que maneja la Reserva de Liquidez (RL) de los bancos privados que operan en el mercado. Esto es equivalente a la parte de los depósitos que los bancos privados dejan sin utilizar para garantizar el pago de retiros de los clientes, la cual representa el 87 % de las RIN.

Si bien el aumento y disminuciones del saldo de las RIN es algo normal, pues depende de cómo se comporte el comercio internacional y el otorgamiento de créditos, en el caso de El Salvador este monto es el más bajo desde septiembre de 2012 y ha venido en una constante caída en el último año, a diferencia de la mayoría de países vecinos.

“Esta abultada exposición de títulos valores del sistema financiero con respecto a la hacienda pública debiera disminuir para que estos recursos se conviertan en fondos disponibles que ayuden a financiar la recuperación económica”.

Pedro Argumedo, Investigador de Fusades

Así, por ejemplo, las reservas de Guatemala han crecido un 21 %; las de Honduras, un 35.6 %; y las de Nicaragua, un 34.8%. Todas en el mismo período de marzo de 2020 contra marzo de este año, según datos de la Secretaría Ejecutiva del Consejo Monetario Centroamericano (SECMCA).

Más deuda

Entonces ¿qué es lo que ha drenado las reservas de los bancos de El Salvador?

Carlos Pérez, analista económico y consultor en políticas públicas, explica que el saldo de la RIN se aumenta con excedente de entrada de divisas y disminuye con muchas salidas. Es a partir de abril de 2020 que comienza a verse la disminución y muestra el uso de los recursos de las reservas que el Gobierno salvadoreño ha estado haciendo para atender los gastos de la emergencia.

"Lo que puede pasar es que tuvo más retiros que depósitos debido a que las exportaciones no están teniendo un crecimiento robusto, por las emisiones de bonos en el extranjero, las importaciones crecen más de lo normal, la inversión extranjera directa fue baja y el turismo estuvo deprimido", agrega también Pérez.

Hay que recordar que, entre las normas técnicas que aprobó el BCR en marzo de 2020 estaba una ampliación de la norma 20 que permitió un aumento sustancial de la liquidez de los bancos para invertir en títulos del Gobierno, específicamente Letras del Tesoro (LETES) y Certificados del Tesoro (CETES), con el objetivo de atender la pandemia de covid-19.

Desde hacía muchos años, las reservas legales de los bancos representaban el 20 % de los depósitos sujetos a reservas y estas se redujeron a 9 %.

Luis Membreño, analista económico asevera que las Reserva de Liquidez se la han prestado para financiar el déficit gubernamental mediante LETES y CETES y eso está generando la caída.

"La Reserva de Liquidez es la garantía de los depósitos de los ciudadanos y eso se ha utilizado en un 46 % en el último año y el Gobierno le debe a la banca unos $2,600 millones en deuda de corto plazo", estima Membreño.

En septiembre del año pasado, el Gobierno emitió $645 millones en CETES (que deben ser pagados en septiembre y todavía no hay una fuente de repago). Además, en enero, marzo y abril de este año se emitieron otros $543.4 millones y solamente han repagado $174 millones, es decir que entre ambas figuras el Estado debe $1,015 millones en CETES, más el saldo de LETES en $1,440 millones.

Impactos

De hecho, un reciente reporte del banco de inversiones londinense Barclays sobre las pocas probabilidades de El Salvador de alcanzar exitosamente, en el corto plazo, un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), apuntaba que "en medio de la escasez de liquidez y la disminución de las reservas internacionales que reflejan señales de salidas de capital, las opciones para el Gobierno son limitadas".

“Esta disminución en el saldo de la cuenta tiene que ser un motivo de alerta porque si se sigue perdiendo más, luego de un año de caída consecutiva, se puede poner en peligro los pagos en divisas en cuanto a las importaciones, y en una situación extrema, corre peligro la dolarización”.

Carlos Pérez, Analista Económico

Sobre los efectos al resto de la población de esta disminución en las RL para adquirir deuda de corto plazo, Pedro Argumedo, investigador del Departamento de Estudios Económicos de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES), dice que "les preocupa la enorme cantidad" de títulos valores en manos de la banca local, ya que, durante la crisis por covid-19, "tener un sistema financiero sólido fue fundamental" y ahora los salvadoreños han aumentado su exposición al riesgo de las políticas públicas.

"Esta abultada exposición de títulos valores del sistema financiero con respecto a la hacienda pública debiera disminuir para que estos recursos se conviertan en fondos disponibles que ayuden a financiar la recuperación económica", señala Argumedo.

Por su parte, Carlos Pérez insiste que la caída de 36.6 % de las RIN son disminuciones "bastante considerables" y eso puede ser "causa de alarma" pues perder más de un tercio de las reservas de un país "no es normal".

Se dice que uno de los indicadores para medir la suficiencia de las reservas es comparar cuántos meses de importaciones se pueden pagar con el saldo de las reservas. Al estado actual, hay suficientes para cubrir el equivalente a 2.1 meses de importaciones.

"Esta disminución en el saldo de la cuenta tiene que ser un motivo de alerta porque si se sigue perdiendo más, luego de un año de caída consecutiva, se puede poner en peligro los pagos en divisas en cuanto a las importaciones, y en una situación extrema, corre peligro la dolarización", advierte Pérez.

En junio vence la normativa del BCR sobre la reducción de reservas de liquidez y se espera que continúe de una manera gradual y que el Gobierno honre, eventualmente, el pago de las LETES y CETES que los bancos han adquirido para devolver la liquidez y disminuya el riesgo para el sistema.

DOLARIZACIÓN

Por ser un país dolarizado, el Banco Central de Reserva de El Salvador no tiene Reservas Internacionales Netas  propias, sino que maneja la Reserva de Liquidez de los bancos locales, equivalente a la parte de los depósitos que los bancos privados dejan sin utilizar para garantizar el pago de retiros de los clientes.

Tags:

  • Reservas Internacionales Netas
  • Reserva de Liquidez
  • remesas
  • exportaciones
  • Inversión Extranjera Directa
  • inversionistas.BCR
  • deuda
  • CETES
  • LETES

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines