Relato | Un grito de justicia por las desaparecidas

Mujeres acuerparon a familiares de desaparecidas. Piden al Estado justicia para todos los casos. Exigen un alto a la violencia feminicida.

Enlace copiado
Protesta. Mujeres exigen al Estado justicia para los casos de las desaparecidas. Piden un esfuerzo para la búsqueda de las víctimas.

Protesta. Mujeres exigen al Estado justicia para los casos de las desaparecidas. Piden un esfuerzo para la búsqueda de las víctimas.

Enlace copiado

Los nombres de las mujeres desaparecidas resonaron en la plaza. “Evelyn Raquel Salazar”, fue el primero de una larga lista de nombres de los que el Estado aún no da respuesta. Cientos de mujeres se aglomeraron en el monumento al Divino Salvador del Mundo para exigir justicia por las víctimas y sus familias. “Vivas se las llevaron y vivas las queremos”, respondían a cada nombre. 

“¿Qué hace el Gobierno para encontrarlas, para responder a las familias de todas las desaparecidas? Por eso, hoy las nombramos”, dijo una de las representantes de la Asamblea Feminista. 

El silencio gubernamental fue lo más cuestionado durante la jornada. “Nos están matando y el Estado calla”, rezan algunas de las pancartas. Entre estas, un enorme rótulo con la inscripción “Chalchuapa”, el nombre del municipio donde se encontró, en mayo pasado, una fosa con decenas de cadáveres, en su mayoría, de mujeres. En este caso, la Fiscalía General de la República ha sido hermética, al punto de ocultar las cifras de los hallazgos.

“¿Qué hace el Gobierno para encontrarlas, para responder a las familias de todas las desaparecidas?”.

La marcha ocurre en el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. En años anteriores, las mujeres han pedido al Estado generar espacios seguros y mejorar las políticas públicas para erradicar la violencia. Este año, sin embargo, el grito es por la vida y la reparación de las familias de las víctimas, de las que nadie da cuenta.

En el recorrido caminaron familiares de víctimas de desaparición. Entre ellas, la familia de Jimena Ramírez, una futbolista que desapareció en Santa Tecla y fue encontrada sin vida. 

Su duelo, según cuentan, se ha convertido en proceso de lucha por la justicia para que el caso de Jimena no quede impune. Asistieron a la marcha, cuenta, porque el respaldo de los cientos de mujeres que las acuerparon, les da fuerza.

“Con el apoyo de todas tenemos más fuerza. La unión sí consigue movilizar”, dicen. “Jimena, porque te amamos seguiremos luchando”, dice la pancarta que sostiene junto a otras mujeres.

Y aunque funcionarios han atacado, en otros casos, a familiares que han denunciado el abandono del Estado en el tema, ella sigue creyendo que tomarse los espacios y denunciar tiene valor para conseguir justicia.

“De esta manera llegamos a más gente para que nos apoyen con la presión social y poder conseguir justicia”, dice.

En el recorrido, una mujer vendada sostiene otra pancarta. “Mi familia necesita saber dónde estoy”. Quien la sostiene, dice que lo hace por solidaridad con los familiares que siguen buscando sin perder las esperanzas.

Al concluir la marcha, en la Plaza Morazán, varias mujeres en el piso son cubiertas por otro rótulo: “El Salvador es una fosa clandestina”, reza. 

Desde mayo a la fecha, han sido encontradas tres fosas. En todas, el Gobierno ha negado información. Las familias de las víctimas siguen llegando a estos lugares. Pero ayer, se tomaron la plaza junto a otras mujeres que exigen un esfuerzo del Estado para hallarlas y tener justicia.  
 

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 106 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines