Loading...

"Sin enfoque de cuenca, no veo que el Coatepeque se salve"

El ambientalista Juan Marco Álvarez propone crear una autoridad de cuenca para el lago de Coatepeque, similar a la experiencia de Guatemala con el Atitlán, conformada por actores públicos y privados.

Enlace copiado

"Sin enfoque de cuenca, no veo que el Coatepeque se salve"

Enlace copiado

Una concentración de algas ha provocado extensas manchas marrones en el lago de Coatepeque, ganador en 2013 del segundo lugar de un concurso virtual que buscaba a las ocho maravillas del mundo. El Laboratorio de Toxinas Marinas de la Universidad de El Salvador (LABTOX-UES) confirmó la presencia de toxinas y el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) pidió a la población que no utilice el agua del lago, mientras la Cámara Ambiental de Segunda Instancia decretó medidas para protegerlo, tras comprobar los altos niveles de contaminación a los que está expuesto. Pero más que medidas reactivas, el Coatepeque necesita una solución integral, advierte en esta entrevista Juan Marco Álvarez, presidente de la Iniciativa para la Acción Climática. Para Álvarez, sin un enfoque de cuenca, el lago de Coatepeque "irá de mal en peor".

¿Cuál es la situación medioambiental actual en el lago de Coatepeque?

Una de las principales problemáticas es la contaminación biológica por aguas residuales sin tratamiento. ¿A qué responde? A la falta de planificación urbanística y a la construcción de infraestructuras que no cumplen con la normativa ambiental. Ese crecimiento demanda recursos como el agua del lago, los pozos, para desarrollar actividades diarias; y no me refiero solo a quintas, sino que también a la gente que vive en la zona, estamos hablando de 8,000 personas aproximadamente. De igual forma, el impacto de las malas prácticas agrícolas, incluyendo la deforestación para cultivos intensivos como el maíz, provocan erosión, además de la contaminación por exceso fertilizantes y agroquímicos, y eso también viene del sector café. Entonces, la falta de aplicación de normativas adecuadas, entre otros factores, está generando que se haga un uso del suelo que no es el adecuado para la cuenca y para proteger al lago y al agua misma; al final, la ausencia de un enfoque de cuencas. Lo que vemos es un florecimiento cada vez más frecuente de cianobacteria en el lago de Coatequepe. También el aumento de la temperatura (en el lago), que es como contaminación térmica que la provoca el cambio climático y eso reduce la cantidad de oxígeno en el agua, alterando de esta manera la composición natural del agua. La realidad es que la creciente cantidad de aguas residuales sin tratar aceleran el proceso de eutrofización y que se ha maximizado en estos días, poniendo en riesgo el consumo humano y el uso productivo del agua del lago. ¿Y qué es la neutrofización? Esto sucede cuando la composición de lago se altera por la presencia de fertilizantes y otros productos químicos, llámese eso también aguas negras, alterando la composición misma del lago al aumentarse la concentración de nitrógeno y fósforo. Eso es lo que genera esa capa orgánica gruesa que impide luz y oxígeno. Ojo: no se tiene un sistema de precaución e investigación para cianobacterias, particularmente porque uno de los riesgos asociados a estos fenómenos es la producción de ciatotoxinas, esos son metabolitos secundarios que pueden ser tóxicos para animales y por supuesto para los humanos.

¿Cuál es la importancia del lago para el ecosistema de esa zona? ¿Qué es lo que nos estamos jugando?

Yo no vería únicamente al lago en sí como fuente de agua o fuente de recurso hídrico, hay que visualizar más bien la cuenca del lago de Coatepeque y ahí estamos hablando de tres municipios, más que nada Santa Ana y El Congo, y un poquito de Izalco. Entonces, el enfoque de cuenca para gestionar cualquier lago es vital y aquí lo que ha pasado es que el crecimiento poblacional, el turismo, la agricultura y las casas y apartamentos de recreo, hoteles y restaurantes cada vez más generan presión hacia los recursos naturales de la cuenca, pero en particular el agua. Estamos viendo que estos impactos, que datan desde hace años, se han venido intensificando. Tenemos un dilema que resolver, no sólo con el lago de Coatepeque sino que con otros lagos en el país. Creo que cualquier lago, cualquier fuente de agua dulce en un país con alto estrés hídrico como El Salvador, tiene que verse con otros ojos. Me refiero a ojos de conservación de recurso hídrico para generaciones futuras.

¿Qué políticas públicas deberían implementarse en este momento para contener el proceso de degradación ?

Se pudiese declarar una emergencia ambiental en el lago. En cuanto a propuestas específicas para revertirla, que hoy por hoy no veo que se tengan claras a nivel de las autoridades, creo que lo más prudente es hacer un diagnóstico ambiental integral de toda la cuenca, incluidas las condiciones del agua. Esto da información lo suficientemente robusta para preparar planes de intervención en áreas como manejo de aguas residuales, gestión de desechos, corrección de malas prácticas agrícolas como el mal uso de fertilizantes y agroquímicos, así también como la deforestación y la poca protección de los suelos, y un plan de intervención enfocado en educación ambiental. Esto de la sensibilización ambiental es fundamental para la población local, pero también para los usuarios del lago, ya sean dueños de quintas, dueños de negocios y turistas. Esto para lograr cambios de comportamiento para la sostenibilidad de los recursos de la cuenca. Eso hace falta y si bien es cierto han habido intervenciones, posiblemente de la Fundación Coatepeque, estas son insuficientes -porque al final tiene recursos limitados- y el Ministerio del ambiente, en los años que yo conozco, los gobiernos de turno no han invertido para nada en ningún tipo de educación ambiental enfocada en salvar un área protegida o un lago o un humedal (...). Pero, aquí voy con la parte más importante de la política pública que hace falta: el diagnóstico tiene que dimensionar el nivel de involucramiento de las tres alcaldías para mejorar su papel, que hoy por hoy no la han estado jugando de manera correcta. El ejemplo de esto es la aprobación de permisos de restaurantes y negocios dentro de la cuenca sin tener en consideración el cumplimiento de reglamentos ambientales y la Ley General de Medio Ambiente. En ese diagnóstico, las tres alcaldías tienen que participar en una futura autoridad de cuenca para salvar el lago.

Usted menciona que se han autorizado negocios y construcciones que no cumplen con la normativa ambiental, esto también amerita una investigación porque hay una posible violación a las leyes...

El ministro de Medio Ambiente (Fernando López), en su intervención de la semana pasada, habló -aunque no fue muy específico- de que iba a estar monitoreando el cumplimiento de algunas regulaciones, pero aquí no solo el ministro debe involucrarse y esta es la propuesta principal que yo sugeriría a todos los actores involucrados: la creación de esa autoridad de cuenca para el lago de Coatepeque. Para mí, la autoridad para el manejo estable de la cuenca del lago de Atitlán y su entorno, por sus siglas AMSCLAE, es el mejor ejemplo a seguir en un país vecino como Guatemala y en un lago mucho más complicado que Coatepeque, porque estamos hablando de 15 municipios en Atitlán (...). Esa autoridad de cuenca constituye la institución rectora del ambiente y el manejo integrado de Atitlán y está facultada para planificar, coordinar y ejecutar con las instituciones involucradas todos los trabajos que permitan conservar, preservar y resguardar ecosistemas de la cuenca (...). Ahí se decide todo lo que sucede y lo que no puede suceder (...), y ya hablando directamente de Coatepeque, otra atribución sería planificar, ordenar y ejecutar medidas y acciones del sector público y del privado que sean necesarias para conservar, preservar y resguardar el ecosistema del lago, pero también establecer compromisos de acción e inversión de las distintas instituciones y sectores que intervienen en el uso de recursos de la cuenca. Y finalmente, esta autoridad de cuenca podría emitir y aplicar disposiciones, ordenanzas, resoluciones y planes para el manejo integrado de la cuenca del lago de Coatepeque y su entorno. Creo que es importante tener ese enfoque de cuenca y la creación de una autoridad para salvar el lago, de otra forma yo no veo que ese lago ni ningún otro se salve. Si no existe un liderazgo integral y enfocado para salvar todo, dentro de lo que es el marco de una autoridad de cuenca, este lago irá de mal en peor. Si el ministro verdaderamente quisiera soporte para este reto de salvar Coatepeque, debería liderar la creación de una autoridad de cuenca (...) y enfocarse en trabajar en desarrollar un diagnóstico (...). Yo insisto en esa creación de la autoridad de cuenca porque al final todos los actores, incluyendo en este momento a la Fundación Coatepeque, están actuando de manera bastante dispersa.

¿Hay voluntad en este momento dentro del Ministerio de Ambiente para implementar este enfoque de cuenca?

Esa es la pregunta del millón (...). Pero aquí lo que se necesita es liderazgo. No puedo hablar por el ministro, pero no veo que haya una visión integral en general para salvar esto. En su intervención lo que me quedó claro es que sí están monitoreando los negocios, pero no creo que esté pensando en la creación o la promoción o el liderazgo para gestionar una autoridad de cuenca. Aunque no necesariamente la propuesta tiene que venir de él, la misma Fundación Coatepeque puede proponer y se comparte con algunos diputados de la Comisión de Medio Ambiente para trabajar en los artículos, para que le den vida a la ley de creación de la autoridad de cuenca de Coatepeque. Ya se tienen los ejemplos de la legislación de Guatemala, no sólo para Atitlán, pero también para Amatitlán, que es un lago mucho más complicado y más contaminado que Atitlán.

Ha mencionado desde el principio de esta plática las malas prácticas agrícolas y el uso de agroquímicos, ¿considera que se deben endurecer las regulaciones e incluso prohibir productos?

A ver, es importante reconocer que el tema de los fertilizantes y agroquímicos tiene que ver mucho con la floración de cianobacteria. Si se diera la creación de la autoridad de cuenca para el lado de Coatepeque, fuese más fácil impulsar regulaciones. Por ejemplo, la implementación de una estrategia para el fomento de la producción de abonos orgánicos dentro de la cuenca. Ahí el Ministerio de Agricultura pudiese ser la entidad responsable. También establecer un mecanismo de coordinación y cooperación con las empresas fabricantes y distribuidores de agroquímicos, eso le correspondería al Ministerio de Agricultura. Por ejemplo, el Ministerio de Agricultura con la gremiales del café pueden elaborar en conjunto con asociaciones productoras de café, maíz y hortalizasa, normativas para disminuir el aporte de contaminantes al espejo de agua y el uso correcto de pesticidas.

Si no hay liderazgo para resolver de forma integral la situación del lago, ¿a qué escenario nos enfrentaríamos?

Si no se forma una autoridad de cuenca que realmente vele por la conservación y la buena gestión de los recursos naturales de la cuenca, incluyendo el agua en el espejo de Coatepeque, esto va ir de mal en peor, afectando no solo a la gente local que depende del agua, sino que también a los negocios, el turismo y disminuyendo el valor del agua en sí, propiedades, lo que ha pasado también en Amatitlán, en Guatemala, que está mucho más contaminado que Ilopango y Coatepeque. Ahí el valor de las propiedades ha disminuido con el tiempo, o sea hay un coste económico al final de la degradación ambiental.

PROPUESTAS PARA SALVAR AL COATEPEQUE

Juan Marco Álvarez cita dos ejemplos que pueden implementarse en la cuenca del lago.

La experiencia Atitlán
La autoridad de cuenca del lago Atitlán, en Guatemala, se creó por decreto legislativo en 1996, pero fue hasta 2012 que se emitió el reglamento para la ley. En la entidad participan y toman decisiones conjuntas la Vicepresidencia de la República, el gobernador departamental de Xololá, el Ministerio de Agricultura, el Ministerio del Ambiente, la Asociación Nacional de Municipalidades, organizaciones privadas y asociaciones de desarrollo comunitario, también está la Cámara de Turismo y el Instituto Guatemalteco de Turismo. 

La experiencia en El Imposible
A juicio de Álvarez, también hace falta educación ambiental y cita el ejemplo de SalvaNatura con el Parque Nacional El Imposible, donde implementaron una guía didáctica validada por el Ministerio de Educacción y que se incorporó a la currícula escolar de las escuelas aledañas al área protegida. “Se generó un sentido de orgullo para con El Imposible y lo que este representaba como parque nacional y patrimonio del país. La educación ambiental tiene que concientizar, a través de generar un sentido de orgullo de proteger el lago”, explica.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 107 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines