Loading...

El Salvador-México

Al visitar Guatemala, El Salvador y Honduras, AMLO no lo hizo en sí como una muestra de amistad y reconocimiento a sus gobiernos, sino en consonancia con los intereses estadounidenses de evitar la migración hacia aquel país.

Enlace copiado
José Enrique Argumedo - Exmagistrado de la Sala de lo Constitucional de la CSJ

José Enrique Argumedo - Exmagistrado de la Sala de lo Constitucional de la CSJ

Enlace copiado

La reciente visita a nuestro país del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, lleva a hacer algunos comentarios. AMLO siempre sonriente con cara de abuelo bonachón, con voz pausada sin exaltarse, no le impide emitir opiniones fuertes; a diferencia de Trump con su brusquedad y poca cultura. Con muchas críticas a su gestión, con todo continúa gozando de mucha simpatía y así terminará su período presidencial dejando pacíficamente el cargo como es la larga tradición mexicana.

También es una larga tradición su política exterior independiente. Al visitar Guatemala, El Salvador y Honduras, no lo hizo en sí como una muestra de amistad y reconocimiento a sus gobiernos, sino en consonancia con los intereses estadounidenses de evitar la migración hacia aquel país. Debe de reconocerse que esas migraciones también afectan a México, porque muchos se quedan ahí y otros causan problemas en su paso hacia el sueño de la prosperidad. Luego al visitar Cuba, aquí ya se apartó de los intereses de EUA, pues uno de sus objetivos era apoyar al país caribeño en su lucha por eliminar el bloqueo como dicen unos o el embargo como lo llaman otros.

En la reciente votación en la OEA condenando a Nicaragua por la confiscación del bien inmueble donde estaba la sede de la misión de dicho organismo en Managua, y exigirse su devolución, México votó con otros 29 países de los 32 presentes, aprobando la resolución; pero cuando en la OEA se pidió que se le retirara a Rusia su carácter de observador mientras durara su agresión a Ucrania, ahí México no votó a favor. Cuando un país adopta la posición de siempre adherirse a los deseos del socio mayor, ya perdió su independencia, o lo mismo es cuando ya se sabe de antemano que se opondrá. Bien por México por su política exterior libre.

En cuanto a aspectos históricos de las relaciones El Salvador-México, tratemos algunas. No se iniciaron bien al nacer a la vida independiente, puesto que Agustín de Iturbide al proclamarse emperador, requirió la anexión de la entonces provincia de San Salvador, irrespetando nuestra voluntad soberana de no anexión. Se enviaron tropas para someternos, y de ahí viene la decisión nuestra de pedir ser incorporados a EUA. México representaba el mantenimiento de la monarquía y el imperialismo; EUA representaba la democracia y la libertad (aunque limitada porque todavía aceptaban la esclavitud). En México no solo existió el efímero Imperio del Septentrión de Iturbide, sino que años después se dio el imperio de Maximiliano de Habsburgo, también de no larga vida. Deben adentrarse más las investigaciones iniciadas por Rolando Deneke sobre si Justo Armas era Maximiliano venido a tierras salvadoreñas luego de un falso fusilamiento.

En 1917 El Salvador recibió un obsequio de parte del presidente mexicano Venustiano Carranza, con la estación inalámbrica instalada en el ahora parque que lleva su nombre. Ese obsequio fue al decir de Joaquín Castro Canizales (Quino Caso) en reciprocidad por el apoyo en armas que envió Carlos Meléndez a la insurgencia mexicana. En 1944 la cosa no pinta bien para México, pues según "Chencho" Castellanos Rivas y otros, el embajador Francisco Mora Plancarte se negó a concederle asilo a quienes se habían alzado en armas contra Hernández Martínez cuando este sofocó la rebelión. Se compensa ese yerro años después, con el apoyo para llegar a los Acuerdos de Paz, de lo cual dijo López Obrador, se sentía orgulloso.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 107 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines