Loading...

El autismo y las vacunas

Enlace copiado
Glenda Girón  - Editora de la unidad de investigaciones Séptimo Sentido, LA PRENSA GRÁFICA

Glenda Girón  - Editora de la unidad de investigaciones Séptimo Sentido, LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

Nunca va a ser demasiada una explicación para un autista funcional. Nunca va a estar de sobra un argumento o un dato. Poder procesar un hecho de forma efectiva, cuando se vive en el espectro autista, depende de la cantidad de información con la que se cuente. Hay que leer, hay que hablar mucho. Sobre todo, hay que contar con la paciencia del otro.

A una persona autista, por muy funcional que sea, no se le aplica silencio y no se le ordena, porque eso desata respuestas descontroladas y violentas. Se le explica, en sus términos, todo lo que necesite saber para hallar paz suficiente para enfrentar un hecho que, por inusual, causa ansiedad.

Aquí, en El Salvador, no se ocupa mucho lo de comunicar de forma oportuna. Es triste que seamos una sociedad tan masculinizada y tan acostumbrada a soportar de todo porque, pues, así es la vida. Esto, cuando se suma al subregistro de casos de autismo, ocasiona dolores y traumas insuperables en un porcentaje de la población que, según estudios internacionales, va en franco aumento. Es decir, cada vez hay más personas con características neurológicas diferentes que demandan que se tomen medidas específicas para su desarrollo adecuado.

Cuando toca asistir a una persona autista en su vacunación contra covid-19, hace falta partir de que no se trata de un puyón y ya. Es una invasión al cuerpo. Es el estrés de las filas, las indicaciones, la luz, los ruidos, el desorden de los otros, es pensar en ese bichito minúsculo que viaja en gotículas de saliva que la gente expulsa cuando habla (y qué terquedad es esa de verbalizar innecesariamente; prescindan del saludo, no pasa nada). Son las prisas y esa atmósfera en donde se supone que hay aire, pero que resulta asfixiante.

Y, por encima de todo, no se puede perder de vista que la población autista es una de las que más sufrió los cambios en las rutinas que vinieron de la mano con la pandemia, este dolor se invisibilizó. Todo suma, todo acumula.

Cabe, acá, la precisión de que no es solo hablar. Es comunicar. El espectro autista se caracteriza, sobre todo, por su diversidad. Hay casos no verbales, en donde no quiere decir que no haya comunicación. Se trata de personas que necesitan otros puentes para llegar al mundo y viceversa. Es obvio que, en medio de la pandemia, la población autista y sus familias necesitan asesoría profesional. Pero no la hay. Así que la mejor receta es la tolerancia, la paciencia, la discusión abierta y el reconocimiento.

La población autista tiene afectadas las variables de sociabilidad. Pero no la empatía. Hay, acá, una gran habilidad de establecer conexiones fuertes con personas que se acercan con intenciones de afecto genuino. Una persona autista sabe reconocer la sinceridad del otro y, en esa medida, se acerca y arma puentes. Nunca esto va a ser una farsa. Nunca esperen de un autista un sentimiento que no sea auténtico en el momento en que lo expresa. Alegría es alegría. Miedo es miedo. Y su confianza es entrega más allá de lo que el otro puede asimilar.

Quien logre ser parte de este puente es el llamado a brindar calma. Es quien debe encontrar el lenguaje más adecuado para comunicar la variable de la vacuna sobre el riesgo de enfermar. Vacunarse no es un paso sencillo en este espectro, pero siempre va a ser menos traumático si se puede tomar la mano de alguien informado y tolerante que va a poder servir de interlocutor con otros.

Es larguísima la lista de personas con autismo que ha hecho avanzar el mundo a ritmo de sus descubrimientos, sus logros, su obra y su genialidad. Todo eso tiene como base un dolor enorme. El mundo se asombra con la hermosa perla, pero pierde de vista que antes fue un muy molesto y lacerante grano de arena atorado en lo más profundo del ser. El mundo debería ser mucho más agradecido con quienes son capaces de hallar soluciones insospechadas a problemas demasiado complejos para la media y, a cambio, solo necesitan paciencia.

Tags:

  • vacunas
  • autista
  • comunicar
  • covid-19
  • empatía

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines