Lo más visto

Más de Opinión

En este constante cruce de caminos que el fenómeno actual mantiene vivo a diario, todos tenemos que contribuir a la sostenibilidad

Enlace copiado
David Escobar Galindo - Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

David Escobar Galindo - Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

Con sólo recorrer las diversas expresiones del fenómeno actual, tal como se presenta en las distintas latitudes del presente, podemos constatar en forma muy fácilmente identificable que cada día estamos todos más comprometidos con la suerte del proceso global, aunque parezca que en muchos sentidos nos hallamos desconectados del mismo. Esta sensación, que rápidamente tiende a convertirse en convicción que crece en la medida que se desarrolla, está haciendo que en forma acelerada nos convirtamos en gestores de la fenomenología que ahora se despliega por todas partes, transformando progresivamente los hechos reales de las más diversas maneras. Y a pesar de que la dinámica de los hechos deja muy pocas posibilidades de incidir directamente en toda esta movilidad incesante, el rol humano de ninguna manera podría dejar de existir, y por consiguiente es indispensable mantenerlo activo, con todas las participaciones comprometidas que eso representa de las más diversas maneras y con todas las implicaciones específicas.

Ahora, todos tenemos que estar dispuestos a hacer causa común con el fenómeno real, para que se haga posible ir articulando las manifestaciones de la experiencia cotidiana, en la medida en que se producen. Esto, como se va viendo en el transcurso del acaecer que no se detiene, nos exige a todos y a cada uno de nosotros, estemos donde estemos y nos hallemos posesionados de las condiciones que nos sean propias, por origen, por ubicación o por relevancia, ser sujetos proactivos, conforme a las circunstancias de cada coyuntura histórica.

La dinámica del devenir ha venido manifestando transformaciones, que en los años más recientes y aún con mayor intensidad en los meses más inmediatos, hasta hace poco eran impensables, al menos en lo referente al vivir normal. Esta es una lección de renovaciones que de seguro se estaban gestando desde hacía mucho pero que se detonó en el momento menos pensado. Se trata de un giro evolutivo de amplísimas proyecciones, que anuncia una especie de transfiguración histórica a la que tenemos que hacerle frente sin escapatoria posible. Hoy, más que nunca antes, queda patente que toda esta es una dinámica que está más allá de las estrategias programadas y de las ideologías interesadas, como se creyó por tanto tiempo que prevalecería por encima de cualquier otra consideración.

Al tomar esa perspectiva, ya no es factible continuar en ningún encierro teórico ni estratégico, porque lo que inevitablemente se empieza a hacer valer en forma imperiosa es la espontaneidad del devenir, que hoy exige la presencia y la participación de todos, en un escenario que se reconfigura constantemente. En ese punto encontramos uno de los caracteres fundamentales de la dinámica colectiva actual. Y responder adecuada y suficientemente a dicha exigencia nos ubica de inmediato en el terreno de lo insoslayable. Lo que en verdad tiene hoy una significación que no se había visto en los años recientes es el hecho de que todo esto va hoy marcado por los sellos del predominio global y coloreado por los tintes de la nueva atmósfera tanto teórica como práctica.

En ese panorama, que es a la vez tan demandante y tan promisorio, uno de los factores más significativos es la sostenibilidad, en todas las dimensiones del término. Hoy debemos asegurar, todos y cada uno por nuestra propia cuenta, que estamos dispuestos y habilitados a formar parte del acontecer evolutivo. Sólo si hay sostenibilidad puede haber progreso evolutivo, sin el cual nada se concreta ni se arraiga. Las pruebas de ello son inequívocas.

Si bien todo esto parece estar surgiendo espontáneamente, en realidad lo que en este momento vivimos es una prueba inequívoca de viabilidad, que está hoy en un punto de gran relieve y trascendencia, porque de lo que hoy pase dependerá en gran medida que podamos avanzar de veras hacia adelante.

Tags:

  • sostenibilidad
  • experiencia
  • rol
  • devenir
  • encierro
  • viabilidad

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines