La actitud correcta en tiempos de juicio

Enlace copiado
Rafael Mejía Scaffini - Sociólogo y Prof. en Teología

Rafael Mejía Scaffini - Sociólogo y Prof. en Teología

Enlace copiado

Una vez enterado que la sentencia había sido enunciada por Dios, el profeta Jeremías concluye que ninguna nación podría defenderlos, lo único que podían hacer era arrepentirse, dejar su pecado y esperar el cumplimiento del juicio. Este hecho histórico –la invasión babilónica a Jerusalén en 605 a. de C.– a pesar de ser desalentador, lleva consigo un ingrediente esperanzador ya que Dios, en medio de la confusión, anarquía y miedo, exhorta a su pueblo a retomar la actitud correcta durante el juicio, la cual intentaré resumir:

No agitarse durante este tiempo, porque Dios no ha agotado sus misericordias, estas serán manifestadas nuevamente cuando termine de ejecutar sus sentencias: "Y después que los haya arrancado, volveré y tendré misericordia de ellos, y los haré volver cada uno a su heredad y cada cual a su tierra" (Jer.12.15).

No quejarse ante la indiferencia y arrogancia de muchos. Jeremías fue ignorado y violentado por ser portador del mensaje del Señor, sin embargo, afirma: "Porque cuantas veces hablo, doy voces, grito: Violencia y destrucción; porque la palabra de Jehová me ha sido para afrenta y escarnio cada día. Y dije: No me acordaré más de él, ni hablaré más en su nombre; no obstante, había en mi corazón como un fuego ardiente metido en mis huesos; traté de sufrirlo, y no pude" (Jer.20.8-9).

No esperar grandes cosas durante el tiempo de juicio, sino más bien vivir agradecidos solamente por tener vida. Baruc, el escriba que había sido designado para escribir el mensaje que Jeremías recibía de parte de Dios, no estaba satisfecho con su misión, por lo que Dios lo reprende: "Así le dirás: Ha dicho Jehová: He aquí que yo destruyo a los que edifiqué, y arranco a los que planté, y a toda esta tierra. ¿Y tú buscas para ti grandezas? No las busques; porque he aquí que yo traigo mal sobre toda carne, ha dicho Jehová; pero a ti te daré tu vida por botín en todos los lugares donde fueres" (Jer.45.4-5).

Entender que Dios está obligado a destruir lo que Él construyó y de arrancar lo que Él mismo sembró. La comprensión y aceptación de esto es de vital importancia para poder realizar lo que Él nos pida hacer en estos tiempos. Es difícil entender cómo Dios puede ejecutar juicios, sin embargo Jeremías lo entendió de esta manera: "Porque el Señor no desecha para siempre; Antes si aflige, también se compadece según la multitud de sus misericordias; Porque no aflige ni entristece voluntariamente a los hijos de los hombres" (Lam.3.31-33).

Podemos encontrar similitudes entre lo acontecido en Jerusalén en tiempos de Jeremías y los tiempos de confusión e incertidumbre que vivimos actualmente en nuestro país. Pareciera que, al igual de lo sucedido en Jerusalén, Dios está ejecutando sentencias en medio de nosotros. Si este fuera el caso, las recomendaciones recibidas por los judíos hace más de 2,600 años siguen siendo válidas para nosotros hoy y su práctica no solo nos permitirá vivir con cierta normalidad, sino con esperanza, porque tendremos certeza de que el buen tiempo regresará, cuando Dios haga crecer lo que Él mismo decidió arrancar y vuelto a sembrar. Que Dios nos ayude a comprender sus misterios, pero sobre todo, que podamos asumir la actitud correcta para poder seguir disfrutando de sus misericordias.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 106 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

  • actitud
  • juicio
  • recomendaciones
  • Jeremías
  • sentencia

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines