Loading...

La oportunidad de Honduras

En El Salvador tenemos un régimen autoritario que tiene el control de todo el aparato del Estado, incluyendo las instituciones encargadas de velar por la transparencia en el uso de los fondos públicos.

Enlace copiado
Óscar Manuel Batres B. - Colaborador de LA PRENSA GRÁFICA

Óscar Manuel Batres B. - Colaborador de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado
Audio

La oportunidad de Honduras

Honduras fue a las urnas el 21 de noviembre a elegir un nuevo presidente de la República. La oferta electoral que le presentaban a los hondureños los principales partidos políticos refleja la situación del país y los grandes problemas estructurales e institucionales que tendrá que afrontar la nueva administración. Los candidatos eran: un empresario que pasó por la justicia para ser procesado por delitos relacionados con lavado de dinero; otro candidato, el actual alcalde de la capital, está bajo investigación por presunta malversación de fondos; y la otra candidatura importante fue la de la señora Xiomara Castro, esposa del expresidente Manuel Zelaya, que fue depuesto por un golpe de Estado en 2009 debido a los intentos que estaba haciendo para redactar una nueva Constitución, a pesar de que había ordenanzas de la Corte Suprema de Justicia y el Tribunal Supremo Electoral que impedían hacerlo.

El solo hecho que los partidos políticos principales del país postularan candidatos cuestionados y con graves antecedentes judiciales muestra el descaro y el cinismo de esas instituciones, y la incapacidad y el sometimiento de las organizaciones encargadas de vigilar, proteger y regular el funcionamiento del sistema democrático para impedir este tipo de actuaciones. Es el motivo por el cual la ciudadanía manifiesta su inconformidad con la democracia, así como apatía para participar en eventos electorales. Sucedió en Honduras, pero con frecuencia lo vemos en otros países. En El Salvador los partidos han sido más cuidadosos en cuanto a los candidatos presidenciales, pero para otros cargos de elección popular abundan los ejemplos de candidatos en los partidos políticos nuevos y tradicionales que dan pena.

La ganadora de las elecciones en Honduras fue la señora Xiomara Castro. Ejercerá la presidencia en un periodo de 4 años. Tomará posesión el 27 de enero. Ganar las elecciones no era difícil en el escenario que se presentaba; gobernar sí pudiera ser difícil. Will Freeman se refirió en un artículo publicado en World Politics Review que la nueva presidenta "tendrá las manos llenas limpiando el Estado mafioso de Honduras". Es una afirmación que indica la magnitud de los problemas que le tocará enfrentar después de un periodo de 12 años que ha gobernado el partido actualmente en el poder, y 8 años con un presidente con vínculos con el crimen organizado y el narcotráfico. Su hermano cumple una condena de cadena perpetua en una prisión de Estados Unidos por narcotraficante.

Para Estados Unidos la situación de Centroamérica en general, y la del Triángulo Norte en particular, es especialmente complicada por el incremento de las caravanas de migrantes hacia esa nación que se originan en estos países debido a la inseguridad y la falta de oportunidades que provoca la inestabilidad de una región acosada por problemas de corrupción, violencia, inseguridad, mediocridad y debilidad institucional. A eso se suman los problemas políticos. En Guatemala han fracasado diferentes intentos para combatir la corrupción; abortaron el trabajo que venía realizando la CICIG que llevó a la cárcel al expresidente y exvicepresidenta de ese país, y le impidieron continuar profundizando las investigaciones. En El Salvador tenemos un régimen autoritario que tiene el control de todo el aparato del Estado, incluyendo las instituciones encargadas de velar por la transparencia en el uso de los fondos públicos y mantiene una increíble posición antagónica con Estados Unidos que ha deteriorado las buenas relaciones que nos vinculan con ese país.

Es un panorama favorable para la nueva presidenta de Honduras. Le presenta la oportunidad de estrechar los vínculos de Estados Unidos y toda la comunidad internacional que apoya el desarrollo y fortalecimiento de las instituciones democráticas. Desde los primeros días de su gestión, tiene que demostrar que los ciudadanos de su país le dieron su confianza porque tiene las agallas para iniciar un proceso de depuración y recomposición institucional que fortalezca el Estado de derecho y mejore la administración pública. Si tiene éxito, será un ejemplo para demostrar a los otros países que es posible mejorar la conducción del Estado, y podrá dejar un país mejor de lo que lo encontró.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 107 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines