Lo más visto

Más de Opinión

La tendencia a cerrarle espacios a la información pública restringe y anula derechos fundamentales de la ciudadanía

Ahora más que nunca hay que comprometerse sin reservas con las libertades vitales, que están siendo constantemente asediadas por los impulsos controladores y por los manejos distorsionadores desde las alturas del poder político.

Enlace copiado
La Prensa Gráfica

La Prensa Gráfica

Enlace copiado

La conducción gubernamental que está hoy en funciones se viene caracterizando desde su inicio allá en 2019 por la tendencia obsesiva a irle cerrando espacios y limitando accesos a la información pública, lo cual constituye sin duda no sólo un grave peligro para la estabilidad básica del sistema nacional sino también un evidente riesgo de desnaturalización del esquema de libertades que, pese a todas sus imperfecciones vigentes, se ha mantenido sólido en lo esencial desde que se inició la era democratizadora, allá a inicios de los años 80 del pasado siglo. Es clave, por consiguiente, trabajar en serio y con resultados efectivos para salvaguardar una información abierta y apegada estrictamente tanto a las normativas legales como a los principios de la convivencia pacífica que merezca el nombre de tal en todos los aspectos de dicho fenómeno. Ahora más que nunca hay que comprometerse sin reservas con las libertades vitales, que están siendo constantemente asediadas por los impulsos controladores y por los manejos distorsionadores desde las alturas del poder político.

El país se encuentra en una fase transicional que tiene sus propias características, y entre ellas destacan dos que deben ser cuidadosamente analizadas y resguardadas, para que no haya trastornos en el presente ni confusiones en el futuro: la responsabilidad ciudadana, que ejerce un rol determinante que está en la primera línea del quehacer nacional, y la vigilancia cada día más atenta a las decisiones que surgen de las estructuras superiores del poder gubernamental. La ciudadanía ya no es el ente pasivo que fue durante tanto tiempo y su rol contralor sobre los que gobiernan desde las distintas áreas del cuerpo institucional tiene hoy una connotación sin precedentes.

Dadas tales características es de inmediato evidente que si algo se ha ido volviendo determinante al máximo es la información disponible sobre todo lo que pasa en el ambiente, y muy particularmente en los ámbitos gubernamentales y en todos los planos institucionales. Es por ello que en las circunstancias que corren sea todavía más impropio e inaceptable que quieran mantenerse zonas opacas donde no penetre el ojo del escrutinio ciudadano. Pero los gestores del poder público parecen no resignarse a que eso sea así, y por eso persisten tantas maniobras y tantos desvíos orientados a cerrarle vías a la información. Contra eso hay que cerrar filas, en el entendido de que eliminar los vicios tradicionales será labor de grandes dimensiones.

El caso salvadoreño en lo referente a las dificultades y obstáculos para tener acceso a todos los procederes y actuaciones oficiales ha traspasado nuestras fronteras, y las preocupaciones por todas las irregularidades que se van poniendo de manifiesto tienen hoy resonancia internacional como nunca antes. Esta es una presión que incidirá, sin duda, en los comportamientos públicos, y ojalá que los gestores correspondientes tomen esto muy en serio en su beneficio y en beneficio del proceso nacional. Es crucial en todo sentido que la transparencia sea la nota característica de todas las actuaciones, tanto públicas como privadas, ya que sólo en esa forma ganaremos efectividad y credibilidad en todo sentido.

Nuestra tarea como partícipes vivos del quehacer nacional en esta coyuntura tan precisa y desafiante puede resumirse en un término: compromiso responsable. La verdad y la paz están en primera línea, y a su consolidación definitiva hay que dedicarse sin reservas. El Salvador debe ser siempre un ejemplo, para sí mismo y para los demás. Tenemos todas las condiciones para ello, y hacia ahí hay que encaminar todos los esfuerzos.

Tags:

  • información pública
  • derechos
  • libertades
  • responsabilidad ciudadana
  • transparencia

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines