Loading...

No seamos chucos

El ministerio del medio ambiente no educa lo suficiente, ni propone programas educativos para disminuir y reciclar los desechos. Ante esta inutilidad, nos queda a nosotros frenar el rebalse del vaso.

Enlace copiado
No seamos chucos

No seamos chucos

Enlace copiado

El vaso ya rebalsó. Reciclamos únicamente el 9 % de todo el plástico que consumimos y su producción, en vez de disminuir, se triplica cada 5 años. Cuando comemos pescado, nos tragamos macropartículas de plástico, fuente de muchas enfermedades. Para colmo, los bebés en el vientre materno están contaminados con plástico y el país entero parece un basurero.

El ministerio del medio ambiente no educa lo suficiente, ni propone programas educativos para disminuir y reciclar los desechos. Ante esta inutilidad, nos queda a nosotros frenar el rebalse del vaso. Algunas recomendaciones:

La composta es una combinación de desechos como cáscaras de huevo, restos de verduras y frutas que, al combinarse, produce un excelente abono orgánico. Se matan dos pájaros de un tiro: separar la basura útil de la inútil y producir abono casero. Algo muy sencillo, e inclusive divertido de hacer, pero nada común en nuestro país.

El vidrio es un material que independientemente de la cantidad de veces que se recicle, mantiene 100 % sus propiedades. Por ello, la cadena de reciclaje lo denomina "círculo perfecto", un ejemplo de economía circular y sostenibilidad. ¿Quién separa el vidrio? Muy pocos.

La mayoría de los metales que empleamos en nuestra vida diaria se pueden fundir y volver a utilizar para crear materiales nuevos: latas, motores, cables, herramientas, hierro, acero, aluminio, cobre, bronce, latón y plomo. Cuando pase el camioncito comprando todo esto, limpie su bodega. Materiales presentes en nuestra vida diaria, que vale la pena seguir utilizando y no solo descartando. Irónicamente solo las tapaderas de los tragantes reciclan.

Existen otros materiales que se pueden reciclar: el aceite quemado de los automotores y el aceite usado para freír en los restaurantes. Pongámonos las pilas.

Reducir el basurero comienza en casa. ¿Cómo? Cuando vaya de compras, lleve su propia bolsa reutilizable, evite usar las bolsas pláticas del supermercado, que para biodegradarse algunas requieren hasta 400 años. Ya algunos supermercados se han propuesto a usar únicamente bolsas de material reciclable y biodegradable, pero entre menos plástico mejor. Según estudios cada persona produce 2.8 libras de basura al día, ¡el colmo!

Cocine a conciencia para evitar desperdicios, reutilice lo que pueda y compre solo lo que necesite. Lleve su propia taza de café, tome agua de botella reutilizable; seleccione la basura colocando basureros de diferentes colores; eduque a los cipotes.

A la hora de imprimir, pregúntese si realmente es necesario, muchas veces basta el documento en digital. Si lo es, use las 2 caras de la hoja.

Aprovecho para felicitar a la fábrica TOTO Plásticos, muy comprometida con el manejo consciente y reciclaje del plástico que con su eslogan "no seas chuco" inspiró el título de esta nota. ¡Sigan adelante!

De plano; El Salvador fuera un mejor país si dejáramos de ser tan cerdos; si despertara nuestra consciencia y respeto por el medio ambiente; si sembráramos y no taláramos tanto árbol; si usáramos y no abusáramos del agua; si declaráramos al plástico como enemigo nacional.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 107 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

  • chucos
  • reciclar
  • plástico
  • vidrio
  • composta
  • basurero

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines