Lo más visto

Más de Opinión

Pandemia y trata de personas

Enlace copiado
Rafael Ernesto Góchez - Colaborador de  LA PRENSA GRÁFICA

Rafael Ernesto Góchez - Colaborador de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) destaca que la trata de personas existe antes, durante y después de las crisis. Esto es crítico para el caso salvadoreño porque hay factores socioeconómicos que están aumentando la vulnerabilidad de miles de compatriotas.

La pandemia ha confirmado la disfuncionalidad del modelo de desarrollo vigente en El Salvador (basado en la exportación de mano de obra y el ingreso de remesas). La caída del comercio externo y la recesión económica de EUA hacen que se eleven el desempleo y la pobreza en suelo cuscatleco. Estas condiciones favorecerán las migraciones irregulares y la trata de personas en años venideros. Al respecto, los expertos recalcan que la trata transnacional de personas lleva implícito el tráfico de personas, pero no todo tráfico de personas implica trata de personas.

La "compraventa" o movimiento ilegal de seres humanos es parte de la delincuencia organizada internacional y es el tercer delito más lucrativo en el mundo. Este accionar se basa en la amenaza, coacción, fraude e intimidación. La trata se vuelve más compleja por la invisibilidad de las víctimas y por ser una fechoría relacionada usualmente con la explotación sexual y los trabajos forzados.

La ONU advierte que la crisis económica y las restricciones para viajar por la pandemia pueden exponer a migrantes y refugiados a más abusos. Esto es relevante porque El Salvador es un país de emigración masiva (30 % de su población vive en el exterior). Entre las razones que menciona la OIM que aumentan la vulnerabilidad de las víctimas de trata de personas están las siguientes.

1. Los tratantes (traficantes) se aprovechan de la precariedad y desesperación de las poblaciones más vulnerables. Las limitaciones asociadas a la movilidad y la falta de ingresos durante la pandemia llevan a que más personas caigan en las redes de trata.

2. Aumentan los desplazamientos internos. Ante la estrechez del mercado laboral y en la búsqueda de alimentación, salud y educación, es posible que aumente el número de personas vulnerables que abandonen sus hogares para intentar suplir sus necesidades básicas.

3. Las niñas y jóvenes pueden estar más expuestas al interrumpir los servicios educativos o al separarse de sus cuidadores. Las adolescentes pueden quedarse sin protección ni atención, lo cual las convierte en un blanco fácil para el tráfico, a través de falsas promesas y engaños.

4. Los tratantes cambian sus formas de explotación. Por ejemplo, las personas que fueron previamente explotadas sexualmente en lugares físicos o públicos ahora pueden ser explotadas en línea o en hogares privados.

5. Las víctimas a menudo no poseen documentación. Muchas veces la identificación o pasaporte son retenidos por los traficantes, lo que entorpece su acceso a servicios básicos y les deja vulnerables al abuso, la detención y la revictimización por parte de algunas autoridades.

Conclusión: la recesión económica generada por la pandemia aumentará el desempleo, la pobreza y la desesperanza en El Salvador. Hay, por tanto, condiciones favorables para la trata y el tráfico ilegal de personas. Una solución duradera requiere de coordinación y cooperación internacional para (1) mejorar el apoyo a personas migrantes durante la emergencia, (2) aplicar un enfoque de género basado en los derechos humanos y (3) abordar las causas de la emigración masiva.

Tags:

  • pandemia
  • trata de personas
  • emigración
  • tráfico

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines