Lo más visto

Más de Opinión

Todo comienza en el hogar

Enlace copiado
Sandra Gutiérrez Poizat y Carmen Aída Lazo

Sandra Gutiérrez Poizat y Carmen Aída Lazo

Enlace copiado

Parte de la cruzada por salvar el planeta vincula economía y medioambiente en el ámbito de la casa, del hogar, invitándosenos a modificar nuestros estilos de vida e iniciar con acciones como reciclar, plantar un huerto u ocupar bolsas de tela para la compra. Estas sencillas acciones no están mal, al contrario, son muy valiosas; sin embargo, nos parece que para que sean profundas y sostenibles en el tiempo no es suficiente con cambiar estilos de vida, hay que ir más allá y plantearnos un cambio de valores en nuestros modelos de habitar y nuestros modelos económicos.

A principios del siglo XX, el arquitecto suizo-francés Charles-Édouard Jeanneret-Gris (https://www.biografiasyvidas.com/biografia/c/corbusier.html), mejor conocido como Le Corbusier, planteaba en su libro Hacia una Arquitectura (Vers une Architecture), publicado en 1923, que "el problema de la casa es un problema de la época. El equilibro de las sociedades depende de este problema", y más adelante agregaba que en una época de renovación se deberían revisar los valores asociados a la casa. En ese momento histórico, Le Corbusier abogaba por las casas en serie, por las "máquinas para habitar". Nosotras creemos que estamos nuevamente ante una época de urgente renovación, para la cual es necesario plantearnos nuevos valores asociados a la casa, al hogar, ya no desde la visión de las máquinas habitacionales en serie propuestas hace casi cien años, sino desde la consolidación de ciudades sostenibles o ecosistemas urbanos, donde la casa sea un verdadero biotopo (https://www.ecologiaverde.com/biotopo-que-es-y-ejemplos-428.html) que provea las condiciones físicas y ambientales adecuadas para habitar a un conjunto de organismos, incluidos los seres humanos.

Retomamos el concepto de biotopo desde la ecología. Esta palabra se compone de las raíces bio: vida y topo: lugar. El biotopo se define como el territorio, el espacio físico que provee las condiciones ambientales adecuadas para que en él se desarrolle una comunidad de seres vivos. En este espacio es importante la combinación de elementos básicos para favorecer la vida como el agua, el suelo, la luz, el aire. La casa-biotopo no es más una máquina, es un topos, un hábitat que favorece la reproducción de la vida, y nosotros seres humanos, somos una especie más dentro de la comunidad de seres vivos que la habitan y la llaman hogar.

Una breve enumeración de los nuevos valores a los que nos referimos nos indica que esta casa-biotopo solo será posible si reconocemos, en primer lugar, que todos los seres tenemos derecho al hábitat. En El Salvador nuestra Constitución aún no reconoce ni a la vivienda ni al agua como derechos humanos (dos elementos básicos del biotopo), mucho menos les reconoce como derechos de todos los seres. Esta es, en materia de derechos fundamentales, la base que sostiene los nuevos valores de la casa-biotopo. Esta es aún una deuda grande de país.

El papa Francisco, en la Encíclica Laudato Si (http://www.vatican.va/content/francesco/es/encyclicals/documents/papa-francesco_20150524_enciclica-laudato-si.html), Nuestra Casa en Común (publicada en 2015), nos da algunas pistas desde la visión cristiana para lograrlo. Con relación al agua nos plantea que debemos asegurar el acceso a agua potable a cada ser humano. Este es un derecho básico y universal pues constituye un recurso esencial para nuestra sobrevivencia y una condición necesaria para el ejercicio de otros derechos humanos. En El Salvador tenemos 14 años de estar discutiendo la aprobación de una Ley de Agua y el agua aún no es reconocida como un derecho humano básico por nuestra Constitución.

Un segundo aspecto al que hace referencia el papa es la pérdida de la biodiversidad: cada día que pasa desaparecen diversas especies de plantas y animales en el mundo, gracias a que nuestros sistemas económicos los identifican solamente como recursos a explotar ilimitadamente. Por el contrario, el papa nos hace un llamado a invertir más en estudiarles y comprender las múltiples interacciones entre especies, favoreciendo así una economía ecológica (https://www.vaticannews.va/es/papa/news/2019-05/scholas-occurrentes-jovenes-papa-francisco-encuentro-economia.html). En este sentido, la casa-biotopo puede ser un excelente laboratorio para estudiar la reproducción de la vida.

Y un tercer aspecto valioso que recuperamos de la encíclica del papa es su llamada de atención sobre el crecimiento desproporcionado de las ciudades, las que a su vez se han vuelto centros de consumismo extremo, contaminación y desperdicio de recursos, sobre todo de agua y energía.

En definitiva, el papa nos invita a pensar en la ecología de la vida diaria, utilizando nuestras casas, áreas de trabajo y barrios como espacios para fortalecer nuestra identidad ecológica. Pero también hace especial énfasis en los grandes obstáculos que se interponen al logro de este objetivo, producto del déficit de acceso a una vivienda digna.

Consideramos que parte de la solución a estos y otros problemas pasa por el diseño y construcción de la casa-biotopo. Este debería basarse en el uso de principios bioclimáticos (https://www.ecologiaverde.com/10-claves-para-disenar-una-casa-bioclimatica-361.html) para beneficiarse al máximo de nuestra condición tropical, aprovechando los recursos naturales con los que contamos (sol, suelos y vegetación, lluvia, viento), reduciendo así nuestro consumo energético al producir y habitar la vivienda. Estos principios constructivos deberían ser un saber generalizado, aplicado por ingenieros y arquitectos, pero también por maestros de obra, obreros de la construcción, artesanos. Los deberíamos conocer los ciudadanos para remodelar acorde nuestras casas. En el marco del proceso constructivo, especial valor se le debe dar al diseño de interiores y al diseño de productos que facilitarán un mayor confort y bienestar, comodidad y agrado en estos espacios que reproducen la vida. La industria de la construcción debe ser parte de una economía circular (https://blogs.iadb.org/bidinvest/es/liberando-la-economia-circular-en-america-latina-y-el-caribe/) que promueva la creatividad a través de economías naranja (https://publications.iadb.org/es/publicacion/17263/economia-naranja-innovaciones-que-no-sabias-que-eran-de-america-latina-y-el-caribe).

Si bien es cierto que entre 2013 y 2017 un 92 % del total de la población del país logró acceso a agua potable (de este 92 %, un 96.6 % en áreas urbanas y 42.7 % en áreas rurales) y se redujo la cantidad de hogares con déficit habitacional de un 55 % a un 26 % (Plan Quinquenal de Desarrollo 2014-2019), queda aún mucho trabajo por hacer. Estos datos nos deberían convocar, como sociedad, para discutir nuevos paradigmas de desarrollo, de nuevos valores ciudadanos con respecto a consideraciones clave sobre la producción del hábitat, la producción de vivienda digna y el acceso a servicios básicos bajo la implementación de modelos económicos solidarios y ecológicos.

Creemos que el reconocimiento constitucional del derecho humano a un hábitat adecuado (a una vivienda digna, a agua potable y saneamiento) y la generalización del conocimiento de la construcción bioclimática tropical (base de la cimentación de una economía creativa sostenible para la producción de la vivienda) deben ir de la mano de las pequeñas acciones que mencionamos al inicio de este artículo (reciclar, plantar un huerto y utilizar bolsas de tela en la compra). Todas juntas brindarán aportes valiosos a la construcción de economías solidarias y ecológicas, y serán parte de un gran cambio consciente, basado en nuevos valores que sostienen estilos de vida comprometidos. En lo que respecta al funcionamiento mismo de la casa-biotopo, será normal cosechar parte del agua que se consume, producir parte de sus alimentos, utilizar cada vez más fuentes de energía renovables y por supuesto reciclar.

Tags:

  • hogar
  • biotopo
  • Le Corbusier
  • hábitat
  • papa Francisco
  • biodiversidad
  • agua

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines