Lo más visto

El circo de Cocolito salió a las calles para superar la pandemia

La adversidad que se vive por la pandemia del coronavirus ha cambiado el rubro del Circo de Cocolito, donde laboran ocho familias. Este se encuentra varado en un predio alquilado en Quezaltepeque.

Enlace copiado
El circo de Cocolito salió a las calles para superar la pandemia

El circo de Cocolito salió a las calles para superar la pandemia

Enlace copiado

Alrededor de ocho familias forman parte del conocido “Circo de Cocolito”, el cual realizaba su temporada de shows en el centro de la ciudad de Quezaltepeque cuando se decretó la cuarentena domiciliar obligatoria, hace más de 60 días. El circo se vio obligado a adoptar este municipio como su lugar de residencia.

Las necesidades para cada familia incrementaban, mientras que el regreso a la tarima ante un entusiasta público se veía cada vez más lejos. Ante la falta de ayuda por parte de las instituciones públicas correspondientes, pero con una empatía solidaria de los quezaltecos que se acercaban para donarles víveres y productos de primera necesidad, cada miembro del circo estaba de acuerdo que había de encontrar la forma de sobreponerse a la crisis.

Fue cuando estas familias pensaron en reinventar su arte y ponerlo a producir de una forma diferente. Desde hace un poco más de un mes, realizan una ruta móvil diaria llevando la venta de verduras y frutas por las calles principales del municipio.

“¿Qué le doy?, ¿qué va querer?, ¿qué va llevar? Para eso estoy, para servirle” dice la pegajosa melodía que han adaptado a su perifoneo. Combinan su buen humor, chistes y diversión con el ofrecimiento de una variedad de verduras y frutas. Al momento de atender a sus clientes, no dejan de lado el brindar unos minutos amenos y divertidos.

Motivo de inspiración

Roberto Alfaro, reconocido por su personaje famoso “Cocolito”, quien es el propietario de este circo, también replicó este emprendimiento en las calles de su

residencia. “De repente nació, ya que se debía sobrevivir y no estar esperanzados a que nos ayudaran, a que el gobierno nos mantenga. El gobierno ya hizo su parte, ahora nos toca a nosotros salir adelante, a no estar esperanzados en nadie. De ellos (los miembros del circo) nació la idea de vender verduras, y yo al ver que se puede trabajar, que se puede salir adelante, dijimos démosle también”, explicó Alfaro.

“Las personas del circo han combinado la publicidad circense, con la venta de verduras. Ellos decidieron usar esta estrategia. Dijeron ´hagamos la venta como una función de circo, mientras andamos vendiendo´. Ningún vendedor usa este lenguaje”, agregó “Cocolito”.

Definitivamente, la vida del famoso payaso ha cambiado y a todo el staff del circo también les tocó reinventarse, demostrando que los verdaderos obstáculos solo están en la mente de cada persona. “Hoy he pensado, y ya lo había escuchado, no recuerdo a quién, pero lo recalco, que la fama, el éxito… todo eso es pasajero, no dura para siempre. Hay artistas que están equivocados, que creen que, porque saben algo, o medio cantan, mentiras, todo pasa”, reflexionó el artista.

 
Cocolito, de payaso a vendedor de verduras para sobrellevar pandemia

“Cocolito”, quien marcó la infancia de muchos salvadoreños, finalizó recordando que siempre se ha salido adelante en toda tragedia: “Hay que salir adelante. Un salvadoreño que no trabaja, no merece ser salvadoreño. Hemos pasado guerras, terremotos, temporales, de muchas cosas que hemos pasado y hemos sabido salir adelante”.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines